top of page

La diferencia entre ser introvertida o ser tímida ¿Se puede ser introvertida y no ser tímida?

Ser introvertida es algo biológico, ser tímida una cuestión de actitud.



¿Alguna vez alguien te ha aconsejado qué hacer o qué era lo mejor para ti? ¿Y has sentido que lo hacían pensando más en sí mismos que en ti?


Nos encanta opinar sobre lo que consideramos que está bien o está mal. Y no es que esto sea algo malo, pero estaría bien pararnos a pensar desde dónde nace esto.


Es decir, en lugar de pensar que lo que a ti te gusta o te hace sentir bien también le gustará o le hará sentir bien a la otra persona, pararte a pensar qué necesita esa otra persona realmente.


Así que empecemos por ti...


¿Qué es lo que tú necesitas?, ¿Qué te hace sentir bien?, ¿Cómo te gusta disfrutar tu tiempo?


¿Te has preguntado alguna ves si eres una persona tímida o introvertida? ¿Cómo eres realmente a la hora de interactuar con los demás? Hoy vengo a invitarte a hacerlo.


En el post te hablaré de por qué es bueno que conozcas esta parte de ti y de que ser introvertido o tímido no es algo malo. También te contaré las diferencias entre ambos y te ayudaré a saber con cuál te identificas más.



La diferencia entre ser introvertida o ser tímida


La importancia de conocernos


Las personas solemos tender a buscar respuestas, necesitamos saber el por qué de las cosas. Lo mismo nos ocurre con nuestras emociones, aunque no nos demos cuenta. Es un proceso más inconsciente.


Necesitas saber por qué te sientes de determinada forma en determinada situación. Puedes sentir cierta frustración al no saber muy bien de donde vino esa contestación a esa persona, o esa elección en determinado momento...


También necesitas conocer qué te lleva a preferir una actividad frente a otra, o por qué disfrutas más una situación determinada.


Buscar y pensar en estas respuestas nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, a formar nuestra imagen y a trasladársela al mundo.


No quiere decir que ser de una forma esté mejor que otra, siempre que no te llegue a generar malestar.


Saber qué te hace sentir bien te ayuda a entenderte y a sentirte parte de un grupo de personas que son parecidas a ti.


Esto también puede ayudarte a sentirte más segura contigo misma y a saber que actúas conforme a lo que te hace sentir bien y a lo que necesitas.


Imagínate que tu grupo de amigos y amigas ha quedado. A una de tus amigas no le apetece porque van con un grupo de gente nueva, tu amigo prefiere quedarse en casa solo y otra amiga está muy ilusionada con el plan y con conocer a gente nueva. ¿Sabrías decir cuál es la mejor forma de actuar?


Si no lo sabes no pienses que has "suspendido", simplemente es que ninguna es mejor que otra. El problema sería si cada una de estas personas interpretaran que el problema son ellos mismos por preferir quedarse en casa o por preferir salir.


Saber qué prefieres en cada situación y el por qué te ayuda a conocer qué es lo importante para ti, qué decisiones tomas desde el miedo y cuáles desde la verdadera elección que te lleva a sentir bien.


También es importante para evitar que te compares con los demás. Cuando nos comparamos solemos hacerlo desde una posición de inferioridad, fijándonos en lo que consideramos que ellos son capaces de hacer y nosotros no.


No se trata de capacidad, sino de que cada uno es diferente y disfruta más unas cosas frente a otras.


En la elección de lo que te hace sentir bien, estás fomentando tu bienestar psicológico.

Además, conocerte en estos aspectos te ayudará a identificar lo que te hace feliz y lo que te gustaría desarrollar o cambiar y a encontrar la forma de hacerlo.



La introversión y la timidez no son lo mismo


Hay rasgos la personalidad o actitudes que adoptas ante determinadas situaciones que a menudo no suelen ser reconocidas adecuadamente por la sociedad.


Por ejemplo, esto ocurre con la introversión. Muchas personas introvertidas tienden a considerarse a sí mismas como tímidas o a ser identificadas así por la sociedad. Sin embargo, una persona extrovertida puede ser también tímida.


¿Sabrías identificar si eres una persona introvertida o extrovertida? ¿Y tímida? Piensa en la siguiente situación:


Imagina que sueles ir en el bus al trabajo, a la universidad, a las clases… Tienes un trayecto relativamente largo, el tiempo suficiente para disfrutar de un rato a solas, pensando, escuchando música, leyendo, dibujando, quejándote del sueño que tienes, pensando en las mil cosas que tienes que hacer… ya te harás una idea.


Este trayecto sueles hacerlo sola, pero un día, alguien de tu trabajo o de tus clases con quien te llevas bien coge el mismo trayecto que tú y se sienta a tu lado.


¿Qué es lo primero que has pensado? Algo parecido a: “¡qué bien! Así se me hace más corto!”. O algo más del estilo: “ufff, qué pereza, con lo que me gusta estar a mi bola…”.

No vamos a entrar en la asertividad para decirle a una persona que preferimos que no se siente a nuestro lado, ese es otro tema. A lo que vamos es, ¿qué es lo primero que has pensado? Va a estar bien sea lo que sea. Porque se trata de las preferencias que cada uno tiene a la hora de disfrutar mas cada situación.


Introversión


La introversión es una forma de ser, un rasgo de la personalidad. Está relacionado con la sensibilidad del sistema nervioso a la estimulación, prefiriendo situaciones más calmadas.


Indica que la persona valora y disfruta su mundo interior y tiende a preferir pasar momentos a solas.


No indica falta de sociabilidad, sino comodidad en ambientes calmados y disfrute de tiempos de reflexión y momentos con relaciones más intimas.


Timidez


La timidez no es un rasgo de personalidad, sino una forma de actuar ante otras personas o el mundo.


Una persona tímida puede querer interactuar y relacionarse en espacios con varias personas, pero no se atreve a hacerlo o encuentra dificultades.


Por ello, la introversión y la timidez no son lo mismo.

Podemos encontrar: personas introvertidas y nada tímidas, personas extrovertidas y tímidas, personas introvertidas y tímidas o personas extrovertidas y nada tímidas.


¿Sabrías identificar en la foto del cuál es cuál?


Personas introvertidas y nada tímidas, personas extrovertidas y tímidas, personas introvertidas y tímidas o personas extrovertidas y nada tímidas.

Nosotras no.



Diferencias entre ser introvertida y ser tímida


Vamos a ver qué diferencias podemos encontrar entre las personas introvertidas y las personas tímidas.


Introversión:

  • Si deseas iniciar una conversación, no te resulta difícil ni te genera malestar

  • Disfrutas de tu tiempo a solas con actividades que te gustan, recarga tus pilas

  • Te sientes cansada física y mentalmente cuando interactúas demasiado

  • Disfrutas teniendo conversaciones profundas y reflexivas con ciertas personas

  • Sueles sentirte cómoda hablando delante de varias personas

  • En espacios que te hacen sentir cómoda puedes llegar a ser igual de espontánea o habladora que las personas que no son introvertidas

  • Eliges tener momentos en soledad

  • Te puedes sentir abrumada en situaciones de gran estimulación (personas hablando muy alto, conversaciones cruzadas, situaciones en las que se interactúan con muchas personas). A veces necesitas retirarte para regresar después y volver a sentirte cómodo


Timidez:

  • Prefieres estar acompañada para iniciar una conversación

  • No sueles elegir pasar tiempo a solas ni lo disfrutas mucho, sino que te puedes ver obligada a ello para evitar los nervios de iniciar una interacción

  • Te puedes llegar a sentir frustrada, estresada o ansiosa a la hora de relacionarte con los demás

  • Puedes percibir que no tienes las herramientas para interactuar con los demás o que no sabes ponerlas en marcha. Un sentimiento de incapacidad

  • Si no te sientes en confianza no sueles hablar mucho o te puedes sentir incómoda

  • Te pones excesivamente nerviosa cuando hablas ante muchas personas

  • Evitas exponerte, la critica y la valoración negativa



Intentar ser quien no eres para ser aceptada o por adaptarte mejor a la sociedad te puede conducir a la frustración o a no sentirte comprendida. Puedes sentir que no tienes un lugar o que algo en ti es un problema.


En lugar de dejar que la sociedad hable por ti, habla tú primero contigo misma para conocerte.

Cuando te descubras podrás saber qué necesitas y actuar por ese camino.


Los seres humanos tendemos a categorizar las cosas como buenas o malas. ¿Pero quién decide qué es lo bueno y lo malo? Lo importante es identificar tus fortalezas, explorar si quieres desarrollar alguna parte de ti y no olvidar que ser diferente al resto no es algo malo.



 

Descubre por qué caes mal a la gente, cómo superar la timidez, y mejora tus habilidades sociales, empatía y responsabilidad afectiva para enriquecer tus interacciones sociales.



 

Espero que este artículo te ayude y lo pongas en marcha.

Si te ha gustado no te olvides de compartirlo para que ayude a otras personas. Si tienes alguna opinión, sugerencia, consejo o pregunta ¡no te cortes!

Déjanos un comentario.

Y si necesitas contactar con nosotros en privado puedes hacerlo a través de mi WHATSAPP, mandando un email AQUÍ o si quieres agendar tu primera sesión gratuita lo puedes hacer en el AQUÍ  

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page